lunes, 26 de mayo de 2014

EL ÉXITO DE PODEMOS: ¿Deuda secundaria, Mercadona, o el contenedor de basura?







Acostumbrados a ganar gracias a la fidelidad perruna de votantes que no pueden ni imaginar votar a “los otros”, el bipartidismo navegaba feliz en el mar de la corrupción.

Desde el PP, daban por muerto el 15M, y confiaban en el voto de las monjas de clausura y la gente de “misa de doce”, ninguneando a quienes nos manifestábamos en las calles diciéndonos que ‘estábamos de picnic’.

Tomaron ‘el mantra del populismo’ para decir que cualquier persona que tenga ideas contrarias a la troika, a los desahucios, a los minijobs y a la indefensión ante la justicia, es “comunista”, “antisistema” y de izquierda radical. Para colmo, hasta ridiculizaban a los  yayoflautas y a los ancianos que pancarta en mano protestaban frente a las entidades bancarias por el secuestro de sus ahorros en acciones preferentes de su amigo Blesa, que por aquellos días se paseaba por Londres con su joven esposa y se hospedaba en la casa del cónsul de España, cargando ese hospedaje oficial y de lujo todos los contribuyentes. Todo lo que no fuera en favor de Génova 13 era declarado “terrorismo virtual o encarnado” en agentes ciudadanos de alta peligrosidad. Soraya ve una alegría inusitada por las calles (de su barrio).




Por su parte, el PSOE estaba feliz después de otro congreso más en el que se divirtieron a lo grande enfrentándose a ellos mismos; un congreso avalado por la "vieja guardia": una guardia sobre todo "vieja y caducada" de barones socialistas que ya podían haberse jubilado y pasar sus últimos días haciendo algo más productivo que hundir al partido o “hacerle una eutanasia activa al PSOE”.




Y un buen día se colaron en la televisión unos advenedizos, unos profesores de ciencia política  que no encajaban del todo en el perfil de "perroflauta", pero a quienes casi nadie hubiera adivinado que su puesto de trabajo estaba ubicado en la universidad, encima de la tarima. Hablaron de teoría económica y de mercados con los tertulianólogos de turno, que se quedaron estupefactos ante estas criaturas salidas de "la última manifestación", y también hablaron de desahucios, de la indignidad de los salarios miseria, de la gente buscando en los contenedores, a pesar de la alegría que Soraya veía en las calles de Madrid, Hablaron del exilio de los jóvenes españoles en busca de un trabajo digno, a pesar del capote de la virgen de la Ministra de des-empleo... y en 4 meses llevaron el discurso de la esperanza en el cambio a las calles,  a otras calles muy distintas a las de la vicepresidenta del gobierno, donde hay tantísima alegría, y con un presupuesto de 200.000€ se han llevado 5 eurodiputados a Europa.


Un joven de 35 años, profesor de Ciencias Políticas, y sobradamente preparado para hablar de bonos, de mercado secundario, de obligaciones subordinadas, de deuda pública, privada, secundaria o sénior, de prima de riesgo, y de tanto "tecnicismo de los mercados", vocabulario inalcanzable para muchos ciudadanos y discurso tan habitual en nuestro ministro de economía quien emulando a los raperos en una "Batalla de los gallos", nos muestra su sapiencia cada vez que le ponen un micrófono en la boca, aunque sin el flow de éstos,  tomó otra alternativa: llevó su magisterio a pie de estación de Metro, descendió al Mercado de Aluche, al de Cuatro Caminos,  al Mercado de la gente real -el del pescao' y de la casquería-, y habló de la gente rebuscando y peléandose en los contenedores al cierre del Mercadona, de los jóvenes que no tienen ni presente ni futuro mientras "la casta" siga en el poder, de las familias desahuciadas sin piedad por las fuerzas del orden, y la lógica de la razón pura del carrito de la compra y de la cola del INEM indicaba que mucha gente podría identificarse con esta narrativa de la dura vida cotidiana de millones de españoles. 

Por cierto, este joven de 35 años es el único candidato a las elecciones europeas que cuestiona por qué el sueldo de un político tiene que superar más de tres veces el salario mínimo interprofesional que sus señorías establecen como "digno" para el resto de los ciudadanos, menos para ellos, que sólo en dietas y gastos de alojamiento reciben 1800€ al mes, además de un salario de 3 o 4000€. Propone como salario máximo para un eurodiputado 1900€, es decir,  3 x 640€, salario mínimo interprofesional, a diferencia de los 8 o 9000 €uros mensuales que se embolsan sus señorías en Bruselas.

No obstante, hay gente que todavía no se ha enterado.

LECCIÓN DE ANTROPOLOGÍA: antes de ser de izquierda o derecha hay que llenar la nevera, tener galletas y yogurt para el desayuno de los niños y los abuelos tienen que poder comprar su medicamentos en la farmacia. A veces la gente entiende normal escucha y entiende un lenguaje sencillo, en el que, -en su propia lengua- le explican que “están jodidos si siguen votando a los responsables de la nevera vacía y de lso medicamentos no comprados por falta de presupuesto”.

REACCIONES: 

El PP envía al payaso de la corte, Carlos Floriano a decir que esa gente de PODEMOS es muy peligrosa: que han rodeado su casa y asaltaron el congreso y que a partir de ahora los padres deben asustar a sus niños con un tal Pablo Iglesias, que le ha quitado ‘al coco’ su trabajo a tiempo parcial.

El PSOE: se seguirá planteando una reflexión en la que ya lleva 4 años…

UPyD o más bien, "su dama magenta", se alegra de su triunfo pero le arde el culo cuando mira a PODEMOS... no quiere perder protagonismo ni escaños, sobre todo.

IU sube, pero sigue con la esclerosis múltiple que no le deja avanzar...

Los ciudadanos normales, los que sabemos exactamente el precio del bonobús, tenemos algo claro: el bipartidismo se ha despeñado y esto es sólo el comienzo.



CONSEJO al PP y al PSOE: despidan a tantos consejeros y asesores inútiles: aprovechados que se están riéndose de vuestro narcisismo político incurables. ¡Os están atracando en vuestras narices!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Agradezco tus comentarios sobre las entradas de este blog.