domingo, 15 de mayo de 2016

"Dormíamos, despertamos", ¿De qué?. Lección de antropología del 15M


El 15M fue ciertamente un despertar, pero, ¿De qué? Pues del sueño deletéreo en el que el capitalismo nos había sumido, bajo el narcótico del individualismo. Cambiando la conciencia de clase por la conciencia del consumo, cuyo ingrediente esencial es la ruptura de los vínculos, para que la desgracia ajena no te afecte, para que te creas un ser único, especial y con un destino individual, mientras puedas tener un trabajo, pagarte un techo a 30 años y comprarte un iphone a plazos.

Pero como nos recordó hace mucho el sociólogo Aníbal Quijano, el capitalismo, cuyo horizonte es el mundo, no está en condiciones de ofrecer trabajos dignos a nadie; no se conforma con explotar a los indígenas, ni a los infortunados que nacieron en el llamado “tercer mundo”, ni a los inmigrantes con o sin papeles, sino que aspira a depauperar a las clases medias europeas, porque su espiral de acumulación no tiene límites. Y de aquél capitalismo en su etapa neoliberal nos llegaron los desahucios, las viviendas se transformaron por alquimia de los mercados que no venden frutas ni verduras en “activos tóxicos” y el horizonte de los jóvenes mejor formados de la historia de Europa era trabajar en una cadena de explotación que sirve comida rápida o en una de las tiendas que venden ropa fabricada en talleres de explotación. Esto nos hizo despertar, y además, conectó a la joven e incipiente élite intelectual europea con los trabajadores de Bangladesh o Brasil: el mismo capitalismo los estaba explotando a ambos en diferentes geografías. El individualismo, seña de identidad del capitalismo, y cuyo signo es su compulsión por romper cualquier tipo de vínculo que favorezca la solidaridad, la empatía o la conexión entre los trabajadores, entre los vecinos, entre compañeros de trabajo o entre quienes viajan en un vagón del metro, se mostró incapaz de ofrecer una respuesta ante lo que nos estaba pasando mientras dormíamos...

Despertamos de todo eso el 15M y nos indignamos; incluso nos indignamos con nosotros mismos, pero no era suficiente. La indignación no sirve para nada en un congreso plagado de políticos acomodados que legislan en favor de esos mercados que a los demás nos explotaban y nos desahuciaban.

Y cuando gritábamos en las plazas “NO NOS REPRESENTAN” ocurrió algo contraintuitivo: la derecha nos ordenó que nos presentáramos a las elecciones y buscáramos representación en la sede de la soberanía nacional… 

Y de forma igualmente contraintuitiva, le obedecimos… y aquí estamos dispuestos levantarle de esos escaños y enviarles a sus casas a reflexionar o a la cárcel, según corresponda.


De eso despertamos el 15M…

Espero que no nos volvamos a dormir.

1 comentario:

  1. Y aún así, pudiendo levantarlos, botarlos, correrlos a gorrazos del parlamento, por lo que comentas en tu magnífica entrada, hay muchos que no lo ven bien. No se debía haber entrado en ese juego.

    ¿Vivir en una realidad alternativa al capitalismo voraz pero viviendo con él o de él es posible? Es decir, trabajar para los capitalistas para obtener un sueldo pero luego vivir en otra realidad comunitaria ¿tiene sentido? Creo que ha sido un acierto ¿contraintuitivo? el haberles hecho caso. Creo que entrar en unas instituciones democráticas y vencerles democráticamente es lo mejor para iniciar un nuevo tiempo. Si algo empieza con violencia, ese algo ya está corrompido. Si ese algo es democrático y desde el comienzo es democrático y sigue siendolo es correcto lo que haga. Vamos expulsando todo lo que no sea democrático.

    ResponderEliminar

Agradezco tus comentarios sobre las entradas de este blog.