miércoles, 29 de junio de 2016

Antropología de la corrupción española o ¿Por qué los suecos son tan raros?

Llevo tiempo buscando una respuesta al tema de la corrupción. ¿Por qué la población española no reacciona ante este crimen contra la sociedad con la contundencia que reaccionaríamos si algún cajero o cajera del Lid o del Mercadona intentara timarnos 50 céntimos? Que miles de millones de euros se hayan desviado hacia cuentas personales de políticos y empresarios corruptos es más de lo que cualquier sociedad educada en la decencia podría soportar, pero en España las cosas no funcionan así. ¿Por qué? Muy sencillo: porque España no es Suecia.

En 1995 la sociedad sueca se conmovió porque su Viceprimera ministra, Mona Sahlin, fue sorprendida por un desvío de recursos públicos para fines personales. Usó su Riksdag credit card (tarjeta corporativa para altos servidores públicos) para la compra no prevista en el presupuesto ni en la ley de dos barras del chocolate Toblerone por la cantidad equivalente a 35 dólares con 12 centavos. Fue obligada a dimitir y estar fuera de la actividad pública por toda una década. 

En España nos reiríamos a carcajadas de los suecos  porque las tragaderas sociales son suficientemente anchas como para que quepan millones de euros sin que a nadie le importe, así que dimitir por dos tabletas de chocolate sería ridículo. Si en España alguien pretendiera que dimitiera algún político por tal motivo lo calificaríamos de talibán de la decencia, de extremista, o populista, sería algo tan radicalmente decente y antiespañol que no podríamos siquiera tomárnoslo en serio.

¿Qué nos pasa en España? 


Que nuestra cultura es por definición, indecente, que rinde culto al latrocinio, que celebra el despilfarro con el dinero ajeno y que aplaude a quienes se enriquecen con los impuestos que pagamos todos, porque no entendimos nunca lo qué significa "dinero público". Nos pasa que, no tenemos la cuota mínima de civismo necesaria para que nos duela lo de todos porque también es mío, y lo que (aparentemente) nada nos cuesta, ¡Hagámoslo fiesta!
¿Qué se podría hacer para que la población entendiera qué significa la corrupción y dejara de premiar en las urnas a los ladrones, a partidos declarados organización criminal con fines delictivos por la justicia? ¿Existe la posibilidad de revertir este comportamiento social tan irracional y dañino?

Creo que el problema está en la ausencia del significado de la corrupción en la conciencia individual. Mi hipótesis es que el español, por definición, no sabe pensar en colectivo y sólo reacciona ante las injusticias personales, no ha sido educado ni en el bien ni en el interés común, por lo tanto la categoría "dinero público" le resulta tan ajena y lejana que no tiene impacto en sus decisiones individuales; mientras no le roben a él o a ella directamente, no pasa nada. La cantidad no importa porque la categoría carece de significado.

Para otorgar significado y sentido a la categoría "dinero público" en la conciencia individual, paso imprescindible para cambiar la aberración a la cohabitación colectiva armoniosa y pacífica con la corrupción se me ocurre algo que sería una especie de lección sobre el impacto y significado de la corrupción a lo bestia basada en la praxis; sencilla, efectiva y en tres pasos muy didácticos:

1. Declarar el voto algo publico y no secreto.
2. Registrar el DNI y número de cuenta bancaria de cada elector junto a las siglas del partido elegido.
3. Antes de terminar cada legislatura y después de una auditoria del dinero afanado por las tramas de corrupción, por los casos aislados o por los sapos, y que paguen a escote los votantes de cada partido la corrupción que han  avalado en las urnas. 

Cuando le llegara a cada español la factura de la corrupción y le dejen las cuentas bancarias sin un céntimo entenderán porqué para los suecos el dinero público es "sagrado".


12 comentarios:

  1. Aida, como siempre es una entrada magnífica. Espero que estés bien.

    Hace poco compartía una noticia sobre la dilapidacion de casi 30 millones de euros, por parte del Ayuntamiento de Málaga, en un museo fantasma.

    Pensé en hacer una entrada en mi blog, cuando hice cálculos de cuanto le costaba a cada malagueña y malagueño, "SÓLO" suponía algo menos de 50€. Hablando de esto me di cuenta que resultaría ridícula la entrada ya que falta esa sensibilidad. Tan ridícula como nos parecerían los 35,12$, da igual que sean colectivo o individual ese gasto.

    Un comentario tipo que podría resumir los comentarios realizados por compañeros de trabajo que votan al pp y Ciudadanos: "bueno sí, supongamos que son 50€, quién no malgasta 50€ en un mes""todos los políticos roban, qué sigan estos que ya los conocemos.

    No tenemos arreglo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Víctor, muchísimas gracias por comentar la entrada. Lo de comparar España con Suecia tenía ese punto; creo que muchos españoles no entenderían siquiera el concepto de que la cantidad no importa. Lo que está pasando en España es más grave: nos hemos acostumbrado a las cantidades estratosféricas y dos o tres ceros más no asustan a nadie, aunque sea el dinero de las escuelas de sus niños, de las pensiones de sus mayores. Es incomprensible.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Parafraseando a Max Weber: La ética católica y el espíritu de la corrupción. Mi hipótesis es que en los paises católicos la corrupción es un pecado venial. Se racionaliza bajo la " excusa" de que todos somos pecadores. No hay sentimiento de culpa como en los protestantes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mise, no sólo no hay sentimiento de culpa, sino que la gente celebra la corrupción; faltaría poco para que a cada nuevo caso de corrupción y a cada nueva trama salieran a celebrarlo.¿Cómo hemos llegado a este punto de indolencia? ¡Me encantaría tener esa explicación!.
      Gracias por leer y comentar la entrada. Saludos.

      Eliminar
  3. Hace relativamente poco tiempo estaba en un parque, uno de esos parques grandes con estanque que tiene patos, cisnes y fauna diversa. Evidentemente es un lugar frecuentado por familias con niños, los padres llevan allí a sus pequeños para que disfruten viendo a los animales y dándoles de comer.

    El caso es que el día que fui al parque, escuché que uno de los niños (tendría unos 4 años) le decía a su madre: "¿Puedo llevarme un pato a casa?". A lo que su madre contesto sin dudar un segundo: "Sí, pero ahora no. Hay que venir por la noche, cuando no te vea nadie".

    Independientemente de que fuera una frase para que el niño no volviera a preguntar y dejara de dar la barrila, eso va a dejar una mella en su pequeña cabecita. Algo que irá creciendo en su interior el resto de su vida.

    En España somos así. Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Que en la corrupcion es endogamica en este pais es un hecho. Cuanta gente piratea el canal+, se baja aplicaciones para el movil piratas (que valen 1 euros, joder) o le roba la conexion de internet al vecino. Estoy de acuerdo con que hay que acabar con eso pero no es facil.
    Por cierto estoy en total desacuerdo con el voto publico, con eso se hacen unas bases de datos supercuriosas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Justo... Lo de erradicar la corrupción llevará años. Educar a una nueva generación de gente que piense de otra forma llevará años. Lo del voto público lo entiendo, y en realidad lo digo a modo de hipótesis. ¿Qué sucedería si tuvieras que pagar a escote la corrupción que apoyas con tu voto? pero lógicamente entiendo las dificultades que eso entrañaría. Gracias por responder y un saludo.

      Eliminar
  5. Y por cierto, hay gente muy cabreada por los resultados electorales. Pues se llama democracia, puede que no guste, pero es lo que hay.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, estas equivocado, se llama sufragio universal, para ser democracia se necesita cierta transparencia, separación de los poderes, y aquí tenemos una politización de la justicia y de la policía inédita desde el franquismo

      Eliminar
  6. Todo es educación, conozco bien a los nórdicos y cualquier Sueco o nórdico viviendo en España durante una generación podría acabar siendo un corrupto, los Suecos no son mejores personas ni más nobles que los españoles, allí en esos países antiguamente se necesitaban los unos a los otros simplemente para sobrevivir, y para construirse como país aún más, es por eso que cualquier manzana podrida allí era un verdadero desastre para todos y la corrupción desde siempre ha sido duramente condenada, lo opuesto que pasa aquí. En estos países cálidos y ricos del mediterráneo no hace falta ayudarse de esa forma, uno puede robar y "no se nota tanto" pues la vida sigue igual y no se condena. Todo se hereda, allí en los países nórdicos tienen esa educación ancestral y nosotros otra.
    Saludos
    Juan

    ResponderEliminar
  7. Todo es educación, conozco bien a los nórdicos y cualquier Sueco o nórdico viviendo en España durante una generación podría acabar siendo un corrupto, los Suecos no son mejores personas ni más nobles que los españoles, allí en esos países antiguamente se necesitaban los unos a los otros simplemente para sobrevivir, y para construirse como país aún más, es por eso que cualquier manzana podrida allí era un verdadero desastre para todos y la corrupción desde siempre ha sido duramente condenada, lo opuesto que pasa aquí. En estos países cálidos y ricos del mediterráneo no hace falta ayudarse de esa forma, uno puede robar y "no se nota tanto" pues la vida sigue igual y no se condena. Todo se hereda, allí en los países nórdicos tienen esa educación ancestral y nosotros otra.
    Saludos
    Juan

    ResponderEliminar
  8. Todo es educación, conozco bien a los nórdicos y cualquier Sueco o nórdico viviendo en España durante una generación podría acabar siendo un corrupto, los Suecos no son mejores personas ni más nobles que los españoles, allí en esos países antiguamente se necesitaban los unos a los otros simplemente para sobrevivir, y para construirse como país aún más, es por eso que cualquier manzana podrida allí era un verdadero desastre para todos y la corrupción desde siempre ha sido duramente condenada, lo opuesto que pasa aquí. En estos países cálidos y ricos del mediterráneo no hace falta ayudarse de esa forma, uno puede robar y "no se nota tanto" pues la vida sigue igual y no se condena. Todo se hereda, allí en los países nórdicos tienen esa educación ancestral y nosotros otra.
    Saludos
    Juan

    ResponderEliminar

Agradezco tus comentarios sobre las entradas de este blog.